Las células madre mejoran los síntomas de la artrosis de rodilla, cadera o columna de forma prolongada


La artrosis es una enfermedad que produce la degeneración progresiva de la estructura del cartílago articular. Puede afectar a cualquier articulación del cuerpo causando inflamación, dolor, incapacidad del movimiento y deformidad de la articulación en grado variable. En general, es propia de personas mayores, aunque puede aparecer antes de los 50 años.

Para combatirla disponemos de fisioterapiafármacos (analgésicos y antiinflamatorios) y cirugía. Las células madre actúan en la regeneración o reparación de los tejidos dañados.

Las células madre mesenquimales están presentes en el tejido conectivo. Se han aislado células madre mesenquimales de distintos tejidos: cerebro, pulmón, riñones, corazón, bazo, pulpa dental, hígado, médula ósea y de una fuente mucho más fácil y accesible como es el tejido adiposo.

El tejido adiposo es la fuente más abundante de células madre mesenquimales del cuerpo humano adulto, donde podemos encontrarlas en un número de 100 a 500 veces mayor que en la médula ósea.

Estas células tienen capacidad de dividirse y diferenciarse hacia distintos tipos celulares: osteocitos (hueso), condrocitos (cartílago), adipocitos (tejido adiposo), hepatocitos (hígado), cardiomiocitos (corazón), neuronas, etc.

Las células madre mesenquimales tienen la capacidad de detener la progresiva pérdida de cartílago articular y producir un efecto regenerativo sobre el mismo.

El Plasma Rico en Plaquetas (PRP) es un plasma que concentra un número de plaquetas mayor que los valores normales en sangre. Este tipo de plasma representa una fuente natural de factores de crecimiento de origen autólogo (del propio paciente), de los que hay descritos más de cien diferentes (TGF-B1, PD-EGF, PDGF,…etc) cada uno con una función diferente, pero actuando en conjunto con un único propósito: estimular la regeneración de los tejidos y estructuras dañadas.

En Clinica Mediterranea Medica utilizamos las células madre mesenquimales, obtenidas del tejido adiposo del propio paciente – mediante una mini liposuccion – y el PRP mediante la técnica de Aferesis (consigue una mayor concentración de factores de crecimiento) para tratar la artrosis de las articulaciones. No se puede producir un rechazo de estos productos ya que son obtenidos del propio paciente.

Las células madre mesenquimales tienen la capacidad de detener la progresiva pérdida de cartílago articular y producir un efecto regenerativo sobre el mismo. Lo que se traduce en una mejoría del dolor y de la movilidad de la articulación tratada.